VIGO: déficit de bibliotecas

La Voz de Galicia

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/vigo/vigo/2017/11/11/deficit-constatado-bibliotecas-publicas/0003_201711V11C5991.htm

JAVIER ROMERO

VIGO / LA VOZ 11/11/2017 05:00 h

Déficit constatado de bibliotecas públicas
Outro Vigo é Posible denuncia que la ciudad tiene el servicio de préstamo de libros gestionado por administraciones más pobre de las 40 urbes más pobladas del país

Vigo (292.817 vecinos) tiene menos bibliotecas de titularidad pública que otras muchas ciudades de España a las que casi dobla en población, como Albacete (172,426), Alcorcón (167.354) o Castellón (170.990). Basta con hacer un análisis de la situación para constatar que Vigo es la que presta, históricamente, un servicio más deficitario hasta el punto de estar a la cola de un ránking elaborado con las 40 ciudades con más vecinos de España. El estudio es cosecha del colectivo Outro Vigo é Posible, y en concreto de la profesora de instituto Nuria Abalde. Lo que primero que cabe explicar es que el trabajo habla de bibliotecas de titularidad pública, no de bibliotecas catalogadas públicas pero de titularidad privada, como son las centros culturales de AFundación en García Barbón, Traviesas y O Calvario. Tampoco se consideran bibliotecas las salas de estudio, ya que el servicio de préstamo de libros o no existe o es ínfimo, aunque en la web municipal se recogen hasta 20 bibliotecas, entre ellas la del Marco, de la Universidad o de la Cámara de Comercio.

La ciudad de Vigo, atendiendo a su población, ocupa el decimocuarto puesto en el contexto nacional. La realidad evidencia que sus dos bibliotecas de titularidad pública son de competencia municipal, no existiendo ninguna que sea responsabilidad de la Diputación, la Xunta o el Gobierno central. En el caso de la ubicada en el Casco Vello, el mismo trabajo especifica que la gestión sí es de competencia mixta entre el Ayuntamiento y el Gobierno gallego. Aun así, las comparaciones, aunque odiosas, resultan ilustrativas. El trabajo de Outro Vigo é Posible evidencia que, por ejemplo, los vecinos de Valladolid (301.876), la siguiente ciudad española con más población que Vigo (292.817), tienen 18 bibliotecas, de las cuales 17 son gestionadas y financiadas por el Ayuntamiento y una por el Gobierno central.

Menos vecinos, más ventajas.

Cogiendo como referencia Gijón, que ocupa el decimoquinto puesto en el ránking de ciudades más pobladas del Estado, la realidad evidencia que sus vecinos (273.422) pueden disfrutar de doce bibliotecas, once de titularidad municipal y otra de competencia estatal. También en Asturias, pero en Oviedo (220.567 vecinos), el Ayuntamiento gestiona diez centros de préstamo de libros, mientras que el Gobierno central asume la competencia de una más. El caso de Albacete (172.426 residentes) resulta especial significativo, ya que la Administración local afronta la gestión de 14 bibliotecas, dejando la restante para el Ejecutivo central. En Alcorcón, la población que cierra el citado listado de las 40 ciudades con más vecinos de España (167.354), el Ayuntamiento administra siete bibliotecas, cifra que triplica a las de Vigo, y eso que el censo poblacional de la primera ciudad de Galicia duplica al de esta urbe castellana.

Vigo, en el contexto de Galicia, tampoco sale bien parada. Es con mucho la ciudad más poblada con unos 50.000 vecinos más que A Coruña. Aún así, la realidad pone sobre la mesa que los residentes en A Coruña tienen ocho bibliotecas de titularidad pública a su alcance: seis que son competencia del Concello, una de la Diputación y otra del Gobierno central. La comparativa se vuelve más cruenta si se utiliza como referencia Ferrol, ya que los 68.308 vecinos de esta ciudad tienen a su alcance tres bibliotecas que son gestionadas por el Concello. En Outro Vigo é Posible explicaban ayer que, antes de verano, se entrevistaron con el alcalde para presentar este trabajo y otros, pero siguen sin recibir respuesta alguna todavía.

Lo que sí retomó de palabra este año el gobierno local fue el proyecto iniciado con el gallego César Antonio Molina como ministro de Cultura -y que llegó a presupuestarse-, cuando ofreció al Concello una biblioteca nueva a cambio de que el Ayuntamiento cediese terrenos, algo que no nunca ocurrió. Este año, sin embargo, se barajó como opción que la hipotética y futurible biblioteca se ubicase en los juzgados de la calle Lalín cuando el edificio quede en desuso.