Archivo de la categoría: As cuestions de ineterese para a ciudadanía

SALVAR LA PANIFICADORA

Salvar la Panificadora
Los lectores de Farodevigo.es escogen la imponente superficie industrial en decadencia como el legado patrimonial más importante a preservar

Patricia Pedrido 04.10.2014 | 11:32

Protección patrimonial
El infortunio también ha querido relegar a la emblemática fábrica de pan a un extraño limbo en cuanto a su cobertura legal. En 2006 la Xunta de Galicia proclamó el Casco Vello Bien de Interés Cultural (BIC). Esta figura de protección patrimonial se extendía a La Panificadora al formar parte del PEPRI del barrio antiguo vigués. Sin embargo, en el actual Catálogo de Edificios, Bienes y Elementos Protegidos del PXOUM aprobado en 2008 no figura como inmueble diferenciado, ni siquiera en el apartado dedicado al patrimonio industrial. Un síntoma más de la desalentadora falta de reconocimiento para todo un símbolo del progreso fabril en una ciudad que presume de carácter industrial.
Es la eterna reivindicación olívica: ¡salvar la Panificadora! Sin embargo, el mayor centro de elaboración de pan de Galicia se ha visto abocado a cumplir la condena de un “sísifo” urbanita: cargar hasta lo más alto de sus silos con la esperanza de un futuro mejor, para precipitarse vertiginosamente sobre su ruinosa realidad.

Un artículo publicado en FARO sobre el “el top ten” de edificios históricos merecedores de rescate que elabora el Instituto de Estudos Vigueses, animó a la web del diario decano a lanzar la siguiente pregunta a sus lectores online: ¿Cuál es el legado arquitectónico de Vigo que rescatarías del olvido?

“La Panificadora” fue el clamor de los participantes en el foro de opinión de Farodevigo.es. Los usuarios esgrimen como argumentos su incuestionable valor histórico, su carácter emblemático y las amplias posibilidades que ofrecería su rehabilitación. La mayoría de los participantes se decantan por un uso cultural: “Me parece una oportunidad de oro para darle algún uso público, ya sea biblioteca, museo, hacer locales de ensayo para grupos musicales, taller de teatro, espacio de cultura…” expone Raúl Canosa; “Porque é o lugar axeitado para instalar a biblioteca do Estado”, sentencia Alberte Reboredo; o “La Panificadora podría albergar el Museo de la Historia de la Ciudad”, comenta Nuria Abalde. Aunque hay otro tipo de propuestas: “Resultaría idóneo para un centro comercial de corte diferencial y original”, sostiene C. Molina; mientras Álex E.S. se atreve a sugerir un uso deportivo: “Podría alojar en sus silos las rampas del Marisquiño. Se podría aprovechar la curvatura de las paredes de los silos y hacer el skate park más interesante de Europa”.

La sensibilidad de los vigueses hacia el patrimonio histórico y cultural de su ciudad se ha disparado en los últimos años, especialmente en fechas recientes gracias a la difusión a través de la red de un vídeo cuyo título hace honor al estudio publicado por el prestigioso arquitecto Jaime Garrido así como de un de un reportaje de FARO: “Vigo, la ciudad que se perdió”.

Los vigueses se niegan a repetir las atrocidades urbanísticas de antaño, un espíritu que ha encarnado en diversos colectivos que luchan por la protección de los elementos históricos de la ciudad. Un ejemplo son “Entremos na Panificadora” y “Tankolectiv”, que han desarrollado diversas actividades de concienciación y de búsqueda de apoyos para recuperar el recinto fabril frente al Concello.

Es tal su magnetismo, que hasta capta el interés internacional: en diciembre un grupo de jóvenes arquitectos de todo el mundo se dio cita en Vigo para elaborar proyectos para su regeneración. Hasta 78 propuestas llegaron a esbozar para La Panificadora. Pero esas vidas no pasaron del papel y mientras la histórico superficie industrial viguesa esmorece de abandono.

Un dilatado languidecer
En 1980, tras entrar en suspensión de pagos, La Panificadora pone fin a 56 despachando pan. Será en el 87 cuando Promociones Montelouro SA se haga con la propiedad de la fábrica, que en 2003 compartirá con Inmobles, Vivendas e Obras de Galicia SA (Invoga) para promover el desarrollo urbanístico de la céntrica y suculenta parcela. En la actualidad, los dueños del inmueble se encuentran inmersos en distintos litigios y algunos atraviesan por serias dificultades económicas derivadas del crack del ladrillo.

Para frenar la voraz presión inmobiliaria, en 2010 el Concello de Vigo suspendió las licencias de edificabilidad anteriormente otorgadas. A comienzos de 2013, el alcalde Abel Caballero aseguró a FARO que “está en estudio la expropiación” del inmueble para recuperar el edificio, aunque sine die. Sin embargo, La Panificadora no llega a sentir el amanecer desde su privilegiada posición; por el contrario, ha vivido demasiados ocasos.

El monopolio del pan
El 26 de octubre de 1924, Vigo probaba el pan “de la primera fábrica de pan automático instalada en España”, rezaba un anuncio del desaparecido diario “El Pueblo Gallego”. La Panificadora suministraba sus hogazas en toda la ciudad y parte de la comarca. Cuatro años antes, su fundador Antonio Valcarce había emprendido con otros empresarios de la ciudad la Compañía Viguesa de Panificación SA. Suya fue la idea de abandonar los puestos en la calle por una red de modernos despachos. El ambicioso sueño de Valcarce era abastecer a toda la urbe -en aquella época de 60.000 habitantes- y parte de su comarca. Para ello necesitaba una fábrica, así que compró un terreno en el barrio de la Falperra para levantar su imperio del pan. Viajó a Alemania para conocer los avances técnicos en el sector de la panadería y se trajo la maquinaria.

Sus inicios fueron de lo más lucrativos y con el estallido de la Guerra Civil se convirtió en el proveedor de los alzados contra la República. Durante los 40 y 50 el negocio era tan próspero que el “rey del pan” compró la Compañía de Tranvías Eléctricos de Vigo y el Banco de Vigo. Fue en los 60 cuando el imperio comenzó a sufrir las primeras fisuras: el fin de las cartillas de racionamiento, la mayor variedad en la alimentación y la expansión del comercio de pan y harinas mermaron las cuentas de La Panificadora. A finales de los 70, las máquinas de la fábrica estaban prácticamente obsoletas y su mejor cliente, Pescanova, cambia de proveedor.

En 1978 muere el fundador del imperio y sus hijos, que heredan una empresa en situación crítica, no son capaces de eludir el cierre. En 1980 La Panificadora echa a 70 trabajadores y rubrica un sombrío final a casi seis décadas de monopolio del pan.

SALVAR LA PANIFICADORA

http://multimedia.farodevigo.es/videos/gran-vigo/20141003/panificadora-inmueble-historico-preferido-por-los-vigueses-963825.shtml
Salvar la Panificadora
Los lectores de Farodevigo.es escogen la imponente superficie industrial en decadencia como el legado patrimonial más importante a preservar

Patricia Pedrido 04.10.2014 | 11:32
LA PANIFICADORA AÑO 1927
Protección patrimonial
El infortunio también ha querido relegar a la emblemática fábrica de pan a un extraño limbo en cuanto a su cobertura legal. En 2006 la Xunta de Galicia proclamó el Casco Vello Bien de Interés Cultural (BIC). Esta figura de protección patrimonial se extendía a La Panificadora al formar parte del PEPRI del barrio antiguo vigués. Sin embargo, en el actual Catálogo de Edificios, Bienes y Elementos Protegidos del PXOUM aprobado en 2008 no figura como inmueble diferenciado, ni siquiera en el apartado dedicado al patrimonio industrial. Un síntoma más de la desalentadora falta de reconocimiento para todo un símbolo del progreso fabril en una ciudad que presume de carácter industrial.
Es la eterna reivindicación olívica: ¡salvar la Panificadora! Sin embargo, el mayor centro de elaboración de pan de Galicia se ha visto abocado a cumplir la condena de un “sísifo” urbanita: cargar hasta lo más alto de sus silos con la esperanza de un futuro mejor, para precipitarse vertiginosamente sobre su ruinosa realidad.

Un artículo publicado en FARO sobre el “el top ten” de edificios históricos merecedores de rescate que elabora el Instituto de Estudos Vigueses, animó a la web del diario decano a lanzar la siguiente pregunta a sus lectores online: ¿Cuál es el legado arquitectónico de Vigo que rescatarías del olvido?

“La Panificadora” fue el clamor de los participantes en el foro de opinión de Farodevigo.es. Los usuarios esgrimen como argumentos su incuestionable valor histórico, su carácter emblemático y las amplias posibilidades que ofrecería su rehabilitación. La mayoría de los participantes se decantan por un uso cultural: “Me parece una oportunidad de oro para darle algún uso público, ya sea biblioteca, museo, hacer locales de ensayo para grupos musicales, taller de teatro, espacio de cultura…” expone Raúl Canosa; “Porque é o lugar axeitado para instalar a biblioteca do Estado”, sentencia Alberte Reboredo; o “La Panificadora podría albergar el Museo de la Historia de la Ciudad”, comenta Nuria Abalde. Aunque hay otro tipo de propuestas: “Resultaría idóneo para un centro comercial de corte diferencial y original”, sostiene C. Molina; mientras Álex E.S. se atreve a sugerir un uso deportivo: “Podría alojar en sus silos las rampas del Marisquiño. Se podría aprovechar la curvatura de las paredes de los silos y hacer el skate park más interesante de Europa”.

La sensibilidad de los vigueses hacia el patrimonio histórico y cultural de su ciudad se ha disparado en los últimos años, especialmente en fechas recientes gracias a la difusión a través de la red de un vídeo cuyo título hace honor al estudio publicado por el prestigioso arquitecto Jaime Garrido así como de un de un reportaje de FARO: “Vigo, la ciudad que se perdió”.

Los vigueses se niegan a repetir las atrocidades urbanísticas de antaño, un espíritu que ha encarnado en diversos colectivos que luchan por la protección de los elementos históricos de la ciudad. Un ejemplo son “Entremos na Panificadora” y “Tankolectiv”, que han desarrollado diversas actividades de concienciación y de búsqueda de apoyos para recuperar el recinto fabril frente al Concello.

Es tal su magnetismo, que hasta capta el interés internacional: en diciembre un grupo de jóvenes arquitectos de todo el mundo se dio cita en Vigo para elaborar proyectos para su regeneración. Hasta 78 propuestas llegaron a esbozar para La Panificadora. Pero esas vidas no pasaron del papel y mientras la histórico superficie industrial viguesa esmorece de abandono.

Un dilatado languidecer

En 1980, tras entrar en suspensión de pagos, La Panificadora pone fin a 56 despachando pan. Será en el 87 cuando Promociones Montelouro SA se haga con la propiedad de la fábrica, que en 2003 compartirá con Inmobles, Vivendas e Obras de Galicia SA (Invoga) para promover el desarrollo urbanístico de la céntrica y suculenta parcela. En la actualidad, los dueños del inmueble se encuentran inmersos en distintos litigios y algunos atraviesan por serias dificultades económicas derivadas del crack del ladrillo.

Para frenar la voraz presión inmobiliaria, en 2010 el Concello de Vigo suspendió las licencias de edificabilidad anteriormente otorgadas. A comienzos de 2013, el alcalde Abel Caballero aseguró a FARO que “está en estudio la expropiación” del inmueble para recuperar el edificio, aunque sine die. Sin embargo, La Panificadora no llega a sentir el amanecer desde su privilegiada posición; por el contrario, ha vivido demasiados ocasos.

El monopolio del pan
El 26 de octubre de 1924, Vigo probaba el pan “de la primera fábrica de pan automático instalada en España”, rezaba un anuncio del desaparecido diario “El Pueblo Gallego”. La Panificadora suministraba sus hogazas en toda la ciudad y parte de la comarca. Cuatro años antes, su fundador Antonio Valcarce había emprendido con otros empresarios de la ciudad la Compañía Viguesa de Panificación SA. Suya fue la idea de abandonar los puestos en la calle por una red de modernos despachos. El ambicioso sueño de Valcarce era abastecer a toda la urbe -en aquella época de 60.000 habitantes- y parte de su comarca. Para ello necesitaba una fábrica, así que compró un terreno en el barrio de la Falperra para levantar su imperio del pan. Viajó a Alemania para conocer los avances técnicos en el sector de la panadería y se trajo la maquinaria.

Sus inicios fueron de lo más lucrativos y con el estallido de la Guerra Civil se convirtió en el proveedor de los alzados contra la República. Durante los 40 y 50 el negocio era tan próspero que el “rey del pan” compró la Compañía de Tranvías Eléctricos de Vigo y el Banco de Vigo. Fue en los 60 cuando el imperio comenzó a sufrir las primeras fisuras: el fin de las cartillas de racionamiento, la mayor variedad en la alimentación y la expansión del comercio de pan y harinas mermaron las cuentas de La Panificadora. A finales de los 70, las máquinas de la fábrica estaban prácticamente obsoletas y su mejor cliente, Pescanova, cambia de proveedor.

En 1978 muere el fundador del imperio y sus hijos, que heredan una empresa en situación crítica, no son capaces de eludir el cierre. En 1980 La Panificadora echa a 70 trabajadores y rubrica un sombrío final a casi seis décadas de monopolio del pan.

“Vigopedia”

Eduardo Galovart: ´Debemos aprender a valorar lo que tenemos y defender más lo nuestro´

El vigués realiza un recorrido por la historia y los secretos de la ciudad
pablo galán 26.08.2014 | 13:56

Eduardo Galovart muestra su blog, “Vigopedia”. // Marta G. Brea

Tras muchos años recopilando información, Eduardo Galovart, que trabaja como médico en Fátima, se decidió el pasado mes de marzo a lanzar el blog “Vigopedia”, en el que recopila la historia de Vigo, curiosidades sobre la ciudad, etc. Un proyecto que pretende reivindicar a la localidad, todas las maravillas que hay en ella y que le ha originado más de 55.000 visitas en cuatro meses. Cuenta además con un perfil de twitter y una página en facebook.

-¿Cómo nace el interés por este proyecto?

-Mis padres, mi abuelo, que aunque son de fuera, han estado muy contentos viviendo en Vigo y siempre me han contado cosas. Además, siempre me ha gustado la historia y he tenido la suerte de conocer unas cuentas personas que estaban todavía más enamorados que yo de la ciudad, como Tucho García, Genaro Borrás o Julio Babé. Y como no, también leyendo libros, a gente como Lalo Vázquez Gil, que fue cronista de FARO.

-¿Llevaba mucho tiempo trabajando en él?

-Llevaba un año y medio recopilando cosas pero hasta que tuviera todo estructurado y fuera algo serio no quería subirlo. Me puse la fecha simbólica del 28 de marzo, de la Reconquista, para iniciarlo.

-¿Cómo surge el nombre de “Vigopedia”?

-Tenía una cuenta de twitter, “Vigohistoria”. Al querer hacer el blog, un amigo me convenció de que cambiara el nombre. Al final se me ocurrió “Vigopedia” basándome en la Wikipedia, porque todos los contenidos iban a estar ligados.

-¿Cuánto tiempo le roba este hobby?

-Mínimo un par de horas cada día. La base es el blog, pero para darlo a conocer hice una página de facebook en la que voy actualizando con frecuencia.

-¿Desconocen los vigueses muchas cosas de su ciudad?

-Muchísimas. Primero, porque somos 300.000 habitantes de orígenes muy diversos. Después, porque Vigo tiene una idiosincrasia muy característica, es una ciudad maltratada y la gente le va perdiendo apego. Mi idea es que aprendamos a valorar a lo que tenemos, que nos guste más nuestra ciudad y defenderla más.

-¿Se valora poco Vigo a sí misma?

-Los vigueses somos los que menos valoramos Vigo. Se la enseñamos a cualquiera de fuera y a la mayoría les encanta. Quizá pasa porque se han hecho muchas cosas mal, urbanísticamente ha sido un desastre. A principios del siglo XX, Vigo era la perla del Atlántico, pero a partir de los años 60 se perdió muchísimo aunque sigue habiendo edificios como el Bonín, que podría estar en cualquier ciudad grande de Europa. Hay cosas maravillosas, se aprende a amar una ciudad conociéndola.

-¿Uno de sus objetivos es reivindicar la ciudad?

-Claro. Ahora mismo estoy encantado con lo que se está haciendo en el Casco Vello. Teníamos todo esto destrozado y muerto. Falta todo el Berbés pero imagino que a lo largo se solucionará, trato de ser optimista. Peor no se puede hacer.

-¿Hay algo que le llamase especialmente la atención?

-Un túnel que había desde Príncipe hasta Marqués de Valladares y la Alameda. Quedan dos bocas que ahora están tapiadas. También las placitas, fuentes, que hay en el Casco Vello. Por ejemplo, una en la calle Poboadores, la Barroca, descrita en un libro de Taboada Leal, que fue pionero en escribir un libro sobre Vigo en 1840, una referencia para saber de la ciudad que además fue médico como yo.

-Trata también el origen de muchas calles.

– Me apetecía dar a conocer quién fue Urzaiz, García Barbón porque esa es la época más interesante de la ciudad, la de finales del siglo XIX, principios del XX. Tuvimos mucha suerte de que existiese gente como ellos.

-¿La “Vigopedia” tiene cuerda para rato?

-Como me dijo una amiga, es un proyecto que nunca se acaba y aún me falta muchísimo

Plan de movilidad sostenible para captar fondos europeos

PLAN MOBILIDAD VIGO 2014Un plan de movilidad sostenible para captar fondos europeos
07.06.2014 | 01:28

El Concello aprobará en los próximos meses su primer Plan de Movilidad Urbana Sostenible que acaba de entrar en la fase de exposición pública. A grandes rasgos, el gobierno local ha elaborado este documento de casi 140 páginas integrando en él todas las estrategias vigentes -algunas ya ejecutadas y otras en desarrollo- para la mejora y optimización de la movilidad urbana. Entre los objetivos que persigue con dicho documento es adaptarse a la normativa comunitaria para poder captar fondos europeos para el desarrollo de proyectos relacionados con la movilidad.

Pero el fin primordial del plan es fijar actuaciones para la implantación de formas de desplazamiento más sostenibles (caminar, bicicleta y transporte público) en detrimento del vehículo privado.

Objetivo

El plan recoge que en el horizonte de 2022 el reparto modal en Vigo con la tendencia actual sería de 326.807 viajes diarios en vehículo privado (53,6%); 117.770 en transporte público (19,3%); y 165.481 a pie o bicicleta (27,1%). Con las medidas integradas en el plan de movilidad sostenible se prevé cambiar la tendencia y que el transporte colectivo pase del 19,3% al 23,2%. Este incremento de un 4% supondría la “eliminación” de 24.000 viajes diarios en vehículo privado.

Zonas amigables para bicis :

Además de proseguir con la reducción de los límites de velocidad a 30 km/h en el centro de la ciudad, en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible se incluye una propuesta para señalizar algunos de estos viales como “zonas amigables” para la bicicleta en determinados recorridos para alertar a los conductores y ampliar la seguridad de los ciclistas sin necesidad de crear un carril bici.

PINTAR LAS MEDIANERAS

Ovep siempre activa en la resolución de los problemas de la ciudad quiere contribuir a mitigar el “feísmo” que suponen las numerosas medianeras y tenemos un plan para empezar a pintarlas con infinidad de motivos.
Para animar a los propietarios a pintar su medianera, OVEP abre un plazo durante el cual las comunidades de propietarios pueden presentar su candidatura, escribiendo a info@outrovigo.com
De entre las medianeras presentadas seleccionaremos una primera y apoyaremos la ejecución de su pintado mediante la gestión del proceso, la selección del artista, la búsqueda de materiales y apoyos que minimicen el coste para la comunidad.
En el documento memoria adjunto y navegando por los enlaces propuestos se pueden disfrutar numerosos ejemplos del pintado de medianeras.
No dejéis pasar esta oportunidad de contribuir a mejorar tu ciudad y tu edificio.
Enlace:
Propuesta-de-OVEP-PINTAR-LAS-MEDIANERAS-marzo-2014medianera 1
OVEP en las noticias de Televigo, explicando el proyecto “PINTAR LAS MEDIANERAS”

http://www.youtube.com/watch?v=FU_zw0XLN2s&index=2&list=PLC2897FF5657DACEE

II CONCURSO FOTOGRÁFICO

“OUTRA PANIFICADORA É POSIBLE”
II Concurso fotográfico sobre La Panificadora

II CONCURSO DE FOTOGRÁFICO “OUTRA PANIFICADORA E POSIBLE”

Participantes:
Parellas de alumnas e alumnos dos niveis educativos de Educación Primaria, Educación Secundaria, Bacharelato e Formación Profesional de centros públicos e concertados.

Temática:
Arquitectura industrial: A PANIFICADORA

Bases:
Técnica e estilo libre
As imaxes serán enviadas en arquivos dixitais jpg, cun peso máximo de 10 Mb, á dirección de:
info@outrovigo.com

As fotografías deberán ir acompañadas dun documento de texto coa seguinte información:
• Título e data da toma da fotografía
• Datos dos concursantes
• Foto da parella concursante
• Breve comentario de estilo libre de 100 palabras como máximo, sobre o tema e a foto

Premios:
Dous premios por cada nivel educativo, consistentes en:
• Unha cámara dixital compacta para as persoas autoras das fotos premiadas
• Realización de un obradoiro de fotografía dixital sobre manexo da cámara e aspectos básicos da técnica fotográfica.

Formación do xurado:
• Membros de Outrovigo
• Un membro de FOANPAS
• O Profesor do obradoiro

O xurado descartará as fotos que non reúnan un mínimo de calidade ou que puideran resultar agresivas u ofensivas aos protagonistas delas.

Dereitos: Reserváranse os dereitos das foto gañadoras; en ningún caso reserváranse os dereitos do resto de fotos presentadas ao concurso.

O envío realizarase a partir do 1 de marzo ata o 1 de outubro .
A resolución do concurso e a data e lugar de entrega comunicarase o 15 de outubro de 2014

Concurso de arquitectura sobre La Panificadora

Concurso internacional de arquitectura sobre la Panificadora

 

FUTURE lanza, por tercer año consecutivo un concurso internacional de ideas para identificar los mejores proyectos conceptuales con el desafío de desarrollar visionarias propuestas urbanas para estimular las ciudades contemporáneas, en este caso dos lugares diferentes: Harbin y Vigo.

http://arqfuture.com/concurso/