SALVAR LA PANIFICADORA

Salvar la Panificadora
Los lectores de Farodevigo.es escogen la imponente superficie industrial en decadencia como el legado patrimonial más importante a preservar

Patricia Pedrido 04.10.2014 | 11:32

Protección patrimonial
El infortunio también ha querido relegar a la emblemática fábrica de pan a un extraño limbo en cuanto a su cobertura legal. En 2006 la Xunta de Galicia proclamó el Casco Vello Bien de Interés Cultural (BIC). Esta figura de protección patrimonial se extendía a La Panificadora al formar parte del PEPRI del barrio antiguo vigués. Sin embargo, en el actual Catálogo de Edificios, Bienes y Elementos Protegidos del PXOUM aprobado en 2008 no figura como inmueble diferenciado, ni siquiera en el apartado dedicado al patrimonio industrial. Un síntoma más de la desalentadora falta de reconocimiento para todo un símbolo del progreso fabril en una ciudad que presume de carácter industrial.
Es la eterna reivindicación olívica: ¡salvar la Panificadora! Sin embargo, el mayor centro de elaboración de pan de Galicia se ha visto abocado a cumplir la condena de un “sísifo” urbanita: cargar hasta lo más alto de sus silos con la esperanza de un futuro mejor, para precipitarse vertiginosamente sobre su ruinosa realidad.

Un artículo publicado en FARO sobre el “el top ten” de edificios históricos merecedores de rescate que elabora el Instituto de Estudos Vigueses, animó a la web del diario decano a lanzar la siguiente pregunta a sus lectores online: ¿Cuál es el legado arquitectónico de Vigo que rescatarías del olvido?

“La Panificadora” fue el clamor de los participantes en el foro de opinión de Farodevigo.es. Los usuarios esgrimen como argumentos su incuestionable valor histórico, su carácter emblemático y las amplias posibilidades que ofrecería su rehabilitación. La mayoría de los participantes se decantan por un uso cultural: “Me parece una oportunidad de oro para darle algún uso público, ya sea biblioteca, museo, hacer locales de ensayo para grupos musicales, taller de teatro, espacio de cultura…” expone Raúl Canosa; “Porque é o lugar axeitado para instalar a biblioteca do Estado”, sentencia Alberte Reboredo; o “La Panificadora podría albergar el Museo de la Historia de la Ciudad”, comenta Nuria Abalde. Aunque hay otro tipo de propuestas: “Resultaría idóneo para un centro comercial de corte diferencial y original”, sostiene C. Molina; mientras Álex E.S. se atreve a sugerir un uso deportivo: “Podría alojar en sus silos las rampas del Marisquiño. Se podría aprovechar la curvatura de las paredes de los silos y hacer el skate park más interesante de Europa”.

La sensibilidad de los vigueses hacia el patrimonio histórico y cultural de su ciudad se ha disparado en los últimos años, especialmente en fechas recientes gracias a la difusión a través de la red de un vídeo cuyo título hace honor al estudio publicado por el prestigioso arquitecto Jaime Garrido así como de un de un reportaje de FARO: “Vigo, la ciudad que se perdió”.

Los vigueses se niegan a repetir las atrocidades urbanísticas de antaño, un espíritu que ha encarnado en diversos colectivos que luchan por la protección de los elementos históricos de la ciudad. Un ejemplo son “Entremos na Panificadora” y “Tankolectiv”, que han desarrollado diversas actividades de concienciación y de búsqueda de apoyos para recuperar el recinto fabril frente al Concello.

Es tal su magnetismo, que hasta capta el interés internacional: en diciembre un grupo de jóvenes arquitectos de todo el mundo se dio cita en Vigo para elaborar proyectos para su regeneración. Hasta 78 propuestas llegaron a esbozar para La Panificadora. Pero esas vidas no pasaron del papel y mientras la histórico superficie industrial viguesa esmorece de abandono.

Un dilatado languidecer
En 1980, tras entrar en suspensión de pagos, La Panificadora pone fin a 56 despachando pan. Será en el 87 cuando Promociones Montelouro SA se haga con la propiedad de la fábrica, que en 2003 compartirá con Inmobles, Vivendas e Obras de Galicia SA (Invoga) para promover el desarrollo urbanístico de la céntrica y suculenta parcela. En la actualidad, los dueños del inmueble se encuentran inmersos en distintos litigios y algunos atraviesan por serias dificultades económicas derivadas del crack del ladrillo.

Para frenar la voraz presión inmobiliaria, en 2010 el Concello de Vigo suspendió las licencias de edificabilidad anteriormente otorgadas. A comienzos de 2013, el alcalde Abel Caballero aseguró a FARO que “está en estudio la expropiación” del inmueble para recuperar el edificio, aunque sine die. Sin embargo, La Panificadora no llega a sentir el amanecer desde su privilegiada posición; por el contrario, ha vivido demasiados ocasos.

El monopolio del pan
El 26 de octubre de 1924, Vigo probaba el pan “de la primera fábrica de pan automático instalada en España”, rezaba un anuncio del desaparecido diario “El Pueblo Gallego”. La Panificadora suministraba sus hogazas en toda la ciudad y parte de la comarca. Cuatro años antes, su fundador Antonio Valcarce había emprendido con otros empresarios de la ciudad la Compañía Viguesa de Panificación SA. Suya fue la idea de abandonar los puestos en la calle por una red de modernos despachos. El ambicioso sueño de Valcarce era abastecer a toda la urbe -en aquella época de 60.000 habitantes- y parte de su comarca. Para ello necesitaba una fábrica, así que compró un terreno en el barrio de la Falperra para levantar su imperio del pan. Viajó a Alemania para conocer los avances técnicos en el sector de la panadería y se trajo la maquinaria.

Sus inicios fueron de lo más lucrativos y con el estallido de la Guerra Civil se convirtió en el proveedor de los alzados contra la República. Durante los 40 y 50 el negocio era tan próspero que el “rey del pan” compró la Compañía de Tranvías Eléctricos de Vigo y el Banco de Vigo. Fue en los 60 cuando el imperio comenzó a sufrir las primeras fisuras: el fin de las cartillas de racionamiento, la mayor variedad en la alimentación y la expansión del comercio de pan y harinas mermaron las cuentas de La Panificadora. A finales de los 70, las máquinas de la fábrica estaban prácticamente obsoletas y su mejor cliente, Pescanova, cambia de proveedor.

En 1978 muere el fundador del imperio y sus hijos, que heredan una empresa en situación crítica, no son capaces de eludir el cierre. En 1980 La Panificadora echa a 70 trabajadores y rubrica un sombrío final a casi seis décadas de monopolio del pan.

SALVAR LA PANIFICADORA

http://multimedia.farodevigo.es/videos/gran-vigo/20141003/panificadora-inmueble-historico-preferido-por-los-vigueses-963825.shtml
Salvar la Panificadora
Los lectores de Farodevigo.es escogen la imponente superficie industrial en decadencia como el legado patrimonial más importante a preservar

Patricia Pedrido 04.10.2014 | 11:32
LA PANIFICADORA AÑO 1927
Protección patrimonial
El infortunio también ha querido relegar a la emblemática fábrica de pan a un extraño limbo en cuanto a su cobertura legal. En 2006 la Xunta de Galicia proclamó el Casco Vello Bien de Interés Cultural (BIC). Esta figura de protección patrimonial se extendía a La Panificadora al formar parte del PEPRI del barrio antiguo vigués. Sin embargo, en el actual Catálogo de Edificios, Bienes y Elementos Protegidos del PXOUM aprobado en 2008 no figura como inmueble diferenciado, ni siquiera en el apartado dedicado al patrimonio industrial. Un síntoma más de la desalentadora falta de reconocimiento para todo un símbolo del progreso fabril en una ciudad que presume de carácter industrial.
Es la eterna reivindicación olívica: ¡salvar la Panificadora! Sin embargo, el mayor centro de elaboración de pan de Galicia se ha visto abocado a cumplir la condena de un “sísifo” urbanita: cargar hasta lo más alto de sus silos con la esperanza de un futuro mejor, para precipitarse vertiginosamente sobre su ruinosa realidad.

Un artículo publicado en FARO sobre el “el top ten” de edificios históricos merecedores de rescate que elabora el Instituto de Estudos Vigueses, animó a la web del diario decano a lanzar la siguiente pregunta a sus lectores online: ¿Cuál es el legado arquitectónico de Vigo que rescatarías del olvido?

“La Panificadora” fue el clamor de los participantes en el foro de opinión de Farodevigo.es. Los usuarios esgrimen como argumentos su incuestionable valor histórico, su carácter emblemático y las amplias posibilidades que ofrecería su rehabilitación. La mayoría de los participantes se decantan por un uso cultural: “Me parece una oportunidad de oro para darle algún uso público, ya sea biblioteca, museo, hacer locales de ensayo para grupos musicales, taller de teatro, espacio de cultura…” expone Raúl Canosa; “Porque é o lugar axeitado para instalar a biblioteca do Estado”, sentencia Alberte Reboredo; o “La Panificadora podría albergar el Museo de la Historia de la Ciudad”, comenta Nuria Abalde. Aunque hay otro tipo de propuestas: “Resultaría idóneo para un centro comercial de corte diferencial y original”, sostiene C. Molina; mientras Álex E.S. se atreve a sugerir un uso deportivo: “Podría alojar en sus silos las rampas del Marisquiño. Se podría aprovechar la curvatura de las paredes de los silos y hacer el skate park más interesante de Europa”.

La sensibilidad de los vigueses hacia el patrimonio histórico y cultural de su ciudad se ha disparado en los últimos años, especialmente en fechas recientes gracias a la difusión a través de la red de un vídeo cuyo título hace honor al estudio publicado por el prestigioso arquitecto Jaime Garrido así como de un de un reportaje de FARO: “Vigo, la ciudad que se perdió”.

Los vigueses se niegan a repetir las atrocidades urbanísticas de antaño, un espíritu que ha encarnado en diversos colectivos que luchan por la protección de los elementos históricos de la ciudad. Un ejemplo son “Entremos na Panificadora” y “Tankolectiv”, que han desarrollado diversas actividades de concienciación y de búsqueda de apoyos para recuperar el recinto fabril frente al Concello.

Es tal su magnetismo, que hasta capta el interés internacional: en diciembre un grupo de jóvenes arquitectos de todo el mundo se dio cita en Vigo para elaborar proyectos para su regeneración. Hasta 78 propuestas llegaron a esbozar para La Panificadora. Pero esas vidas no pasaron del papel y mientras la histórico superficie industrial viguesa esmorece de abandono.

Un dilatado languidecer

En 1980, tras entrar en suspensión de pagos, La Panificadora pone fin a 56 despachando pan. Será en el 87 cuando Promociones Montelouro SA se haga con la propiedad de la fábrica, que en 2003 compartirá con Inmobles, Vivendas e Obras de Galicia SA (Invoga) para promover el desarrollo urbanístico de la céntrica y suculenta parcela. En la actualidad, los dueños del inmueble se encuentran inmersos en distintos litigios y algunos atraviesan por serias dificultades económicas derivadas del crack del ladrillo.

Para frenar la voraz presión inmobiliaria, en 2010 el Concello de Vigo suspendió las licencias de edificabilidad anteriormente otorgadas. A comienzos de 2013, el alcalde Abel Caballero aseguró a FARO que “está en estudio la expropiación” del inmueble para recuperar el edificio, aunque sine die. Sin embargo, La Panificadora no llega a sentir el amanecer desde su privilegiada posición; por el contrario, ha vivido demasiados ocasos.

El monopolio del pan
El 26 de octubre de 1924, Vigo probaba el pan “de la primera fábrica de pan automático instalada en España”, rezaba un anuncio del desaparecido diario “El Pueblo Gallego”. La Panificadora suministraba sus hogazas en toda la ciudad y parte de la comarca. Cuatro años antes, su fundador Antonio Valcarce había emprendido con otros empresarios de la ciudad la Compañía Viguesa de Panificación SA. Suya fue la idea de abandonar los puestos en la calle por una red de modernos despachos. El ambicioso sueño de Valcarce era abastecer a toda la urbe -en aquella época de 60.000 habitantes- y parte de su comarca. Para ello necesitaba una fábrica, así que compró un terreno en el barrio de la Falperra para levantar su imperio del pan. Viajó a Alemania para conocer los avances técnicos en el sector de la panadería y se trajo la maquinaria.

Sus inicios fueron de lo más lucrativos y con el estallido de la Guerra Civil se convirtió en el proveedor de los alzados contra la República. Durante los 40 y 50 el negocio era tan próspero que el “rey del pan” compró la Compañía de Tranvías Eléctricos de Vigo y el Banco de Vigo. Fue en los 60 cuando el imperio comenzó a sufrir las primeras fisuras: el fin de las cartillas de racionamiento, la mayor variedad en la alimentación y la expansión del comercio de pan y harinas mermaron las cuentas de La Panificadora. A finales de los 70, las máquinas de la fábrica estaban prácticamente obsoletas y su mejor cliente, Pescanova, cambia de proveedor.

En 1978 muere el fundador del imperio y sus hijos, que heredan una empresa en situación crítica, no son capaces de eludir el cierre. En 1980 La Panificadora echa a 70 trabajadores y rubrica un sombrío final a casi seis décadas de monopolio del pan.

MEDIANERA DE PULIDO

http://www.farodevigo.es/gran-vigo/2014/10/05/pulido-transforma-cruce-peniche-nueva/1106504.html

Pulido transforma el cruce de Peniche con una nueva plaza y un mural colorista
Ocupará un solar vacío tras el derribo de tres inmuebles en ruinas »El Concello invertirá 175.000 euros y las obras durarán 4 meses

A. Méndez 05.10.2014 | 05:54CRUCE DE PENICHE
El cruce de Peniche arrancará 2015 con una imagen completamente renovada. El gobierno local puso en manos de Antón Pulido el diseño de una nueva plaza que se habilitará en el cruce de Pi y Margall y Camiño Pazos. Se trata de un solar pequeño que se encuentra vacío desde que en diciembre del pasado año se derribaron los tres inmuebles abandonados que lo ocupaban y generaban continuas denuncias vecinales. El Concello ha optado por no edificar en este terreno y aprovechar el espacio abierto para crear una nueva zona de descanso en este punto de encuentro entre Pi y Margall, Tomás Alonso y López Mora.

Sobre esta idea del cruce de caminos y las comunicaciones empezó a trabajar el pintor gallego hasta alumbrar la que pasará a llamarse plaza Aperta y que aspira a convertirse en un punto de encuentro en el barrio. Está diseñada para propiciar la conversación entre los vecinos y su autor ha optado por un diseño curioso en el que los bancos dibujarán sobre el hormigón pintado del suelo la palabra que da nombre a este nuevo espacio. Cada una de las letras de “a-p-e-r-t-a” será un banco curvo con espacio suficiente para que lo utilicen grupos de vecinos.

“Es un espacio pequeño y opté por un diseño sencillo que creo que funcionará muy bien en esa zona. Pretendo concitar el diálogo, la tertulia y por eso quise romper con el mobiliario actual de los parques e idear algo que favoreciese la idea con la que empecé a trabajar”, explica Pulido, que trabaja sobre un boceto en el que dominan las diferentes tonalidades de azul.

El gobierno local tiene presupuestados 175.000 euros para esta obra y el plazo de ejecución es de cuatro meses. El artista está pendiente de cerrar el diseño definitivo y la intención de ambas partes es empezar a obrar este mes o el próximo y que Peniche estrene nueva plaza a comienzos de 2015. El pavimento será de hormigón pintado y el perímetro de la plaza estará rodeado por un mural de altura variable que en algunos tramos llegará hasta los seis metros.

La plaza se dotará además de una pérgola a modo de paraguas invertido que permitirá usarla en días de lluvia y protegerá del sol. Debajo de los bancos saldrá la iluminación y se aprovechará la actuación para colocar nuevas aceras de granito en ambos márgenes, hacia Camiño Pazos y Pi y Margall, y se renovarán las redes subterráneas.

Al margen del gran cambio en superficie, lo que más llamará la atención de esta plaza da Aperta será el mural que rodeará la misma y ascenderá por el lateral del edificio que hace de fondo. Pulido explica las claves de su diseño: “Opté para este parte por colores intensos y vibrantes más propios de mis últimos trabajos. Me inspiré en esas imágenes de una fiesta sana, quiero que evoque la alegría de vivir y transmita esas sensaciones positivas”, explica ilusionado.

Para el artista este proyecto supone un cambio de formato y un reto que poco tiene que ver con las obras de la retrospectiva que puede verse en Afundación desde el 25 de septiembre. Y lo asume con energía. “Me propusieron la idea y me pareció muy interesante. Que los artistas colaboren en el diseño de los espacios públicos no es una idea novedosa. Ya lo hizo Leonardo da Vinci, pero sí que aplaudo que se nos vuelva a dar participación y que cada uno podamos dotar de una personalidad propia a diferentes espacios y plazas. Creo que es una idea muy interesante”, concluye Pulido.

El autor pretende que este espacio se convierta en “una zona de descanso en el camino de las humanizaciones” y siempre que sea posible intentará que el mural tenga continuidad en algunas partes de los edificios del fondo que dan hacia Camiño Pazos.

PRIMERA MEDIANERA

Faro de Vigo
Vigo cuelga el primer cuadro de su gran galería urbana

La obra “Fiestra” de Lugrís recreada con aerosol por el artista vasco Luis Olaso tapa y luce ya completa la medianera de Príncipe
alberto blanco 06.09.2014 | 03:29

La gran galería urbana con la que el Concello pretende embellecer la ciudad tapando las vergüenzas de muchos edificios presume ya de su primer cuadro. Se trata del bodegón “Fiestra” de Urbano Lugrís y que ha recreado con aerosol y en lona el muralista vasco Luis Olaso. Su gran tamaño (14×18 metros) esconde la fea medianera del número 2 de Príncipe

La primera medianera artística del gran museo urbano proyectado por el Concello para embellecer la ciudad luce ya con todo esplendor en el corazón del la ciudad: el número 2 de Príncipe. Vigueses y turistas pueden desde ayer asomarse a pie de calle a la Fiestra del artista gallego Urbano Lugrís tras la que se vislumbran las islas Cíes y la villa marinera de Bouzas y cuya obra ha reproducido a gran escala y con aerosol el artista vasco Luis Olaso con la ayuda de su compañero Aarón Diego. “Puede ser el trabajo del que más orgulloso me siento. Costó más de lo previsto, pero el resultado creo que ha sido muy bueno. Muchos viandantes nos han felicitado, e incluso algunos que confesaban haber conocido a Lugrís, nos dijeron que al artista le habría encantado y que estaría también orgulloso. Esto, y el calor que hemos recibido de los vigueses, es lo máximo”, confesaba Olaso ayer por la mañana tras los últimos retoques y minutos antes de emprender camino de vuelta a Bilbao, su localidad natal.

Esta obra es la primera de las más de un centenar que el Concello de Vigo pretende llevar a otros edificios de la ciudad. Con esta iniciativa persigue decorar y mejorar el aspecto de multitud de construcciones poco atractivas. En este primer caso se ha conseguido tapar y dar color a una antiestética medianera amarillenta que hasta ahora no aportaba más que un feo impacto visual. En su lugar luce ahora a gran escala (14×18 metros) el bodegón que Urbano Lugrís pintó en 1943 y en el que, además de las Islas Cíes, Bouzas y dos barcas en la ría, se distingue también en primer plano un gran barco en la parte superior, y un jarrón con flores, una concha y una botella sobre una mesa, en la inferior.

Olaso y su ayudante lograron cumplir el plazo que se habían marcado para terminarlo: 10 días. Pero el trabajo no estuvo exento de problemas. El clima o la lona microperforada sobre un andamio elegida para plasmar esta postal de la ciudad no les pusieron las cosas fácil. “El primer día nos llovió y no pudimos hacer nada. Luego llegaron varias jornadas de mucho calor y tuvimos que cancelar el trabajo de mañana, porque el sol daba de forma directa y muy intensa sobre la medianera y aquello parecía una parrilla. Además, provocaba que la pintura llegara muy seca a la lona y nos impedía trabajar bien con los difuminados”, recuerda el artista vasco.

Pero lo peor no fue el tiempo. El verdadero “quebradero de cabeza” -confiesa Olaso- fue la lona. “Era la primera vez que trabajaba sobre este material microperforado y al principio nos volvió locos y temimos por el resultado. La pintura penetraba por los agujeros y quedaban sombras. Al final tuvimos que emplear unos 300 botes de aerosol, cuando lo previsto eran la mitad”, apuntan Luis Olaso y Aarón Diego.

Pero pese a estas complicaciones y al “respeto” y “presión” que ambos aseguran que soportaban por tener que reproducir la obra de un artista reconocido como Lugrís, los dos confiesan que están “muy satisfechos” del resultado y que finalmente ninguno de los obstáculos con los que se toparon influyó en la calidad de la obra. “Al principio la gente veía los colores planos y hubo quien incluso se quejó de que aquello no quedaba bien. Pero luego, cuando el mural empezaba a tomar forma, comenzaron los ánimos. La gente nos apoyaba y nos paraba por la calle para felicitarnos. El calor que hemos recibido de los vecinos no nos lo esperábamos. Llegamos con la idea de que sería un trabajo frío al tratarse de una gran ciudad, pero no. Ha sido todo lo contrario. El apoyo de la gente, sus consejo y su cercanía nos ha impresionado y ayudado mucho”, resaltan. “Nos encantaría volver a trabajar en alguno de los otros murales que el Ayuntamiento tiene previsto extender por la ciudad”, admiten.

Reivindican el aerosol

Y el calor de la calle lo volvieron a recibir ayer tras finalizar la obra. “Me encanta el cuadro y la idea de sacar el arte a la calle para tapar las fealdades urbanísticas. Y me fascina que con el mismo espray con el que muchos ensucian las ciudades llenándolas de firmas y pintadas sin valor artístico alguno se puedan pintar maravillas como ésta”, aplaudía Juan Ortega, un turista del Campo de Gibraltar que está pasando unos días en las Rías Baixas junto con su mujer y un grupo de amigos.

También comerciantes de la zona de Príncipe, como Oscar Sendón, admitían estar encantados no solo con la iniciativa municipal de extender este tipo de murales a otros rincones, sino de la obra y autor elegidos para dar el pistoletazo de salida. “Me encanta porque Lugrís es uno de mis artistas favoritos. Además, me parece muy coherente que se haya elegido una obra suya para una pared, ya que él pintaba frescos. Espero que se apueste tanto por obras como por artistas gallegos y locales, que los tenemos muy buenos”, confía.

De hecho, sobre el formato elegido para plasmar esta primera obra y pese a las dificultades iniciales para el artista, la lona podría reutilizarse en otro lugar ya que -apunta Olaso- puede enrollarse y trasladarse sin problemas. El Concello cubrirá ahora los laterales que dejan a la vista parte de la medianera y colocará una superficie de metacrilato en la zona inferior para que pueda contemplarse desde la base, donde queda parte de un edificio a conservar.

“Sin duda que este mural alegra la zona. Mucho mejor ver arte que las vergüenzas del edificio”, aplaudían Gabi Martínez y Lucía Rodríguez, de Ponteareas. “Los chavales han hecho un trabajo formidable, solo hay que verlo”, valoraba el octogenario vigués Ramón Barros, que siguió casi día a día la evolución de mural.

Atlántico Diario, Lugrís en los muros

El mural de Príncipe se repetirá en otras 150 medianeras
Los pintores muralistas comenzaron ayer a reproducir el cuadro “Fiestra” de Lugrís
Los pintores comenzaron ayer a trabajar sobre la lona para plasmar un cuadro de Lugriís, “Fiestra”.
redacción. vigo 28/08/2014 00:54 h.
Los trabajos para transformar la medianera de un edificio de Príncipe en un mural gigantesco con la reproducción de la obra “Fiestra” de Urbano Lugrís comenzaron ayer y se prolongarán por espacio de diez días. “Es una obra de desarrollo muy pormenorizado y ellos calculan que serán unos diez días pero también están impresionados por la dimensión de la pared”, dijo Caballero al respecto de la impresión del artista y un ayudante que hacen el mural desde ayer. El motivo de elegir esta obra del artista coruñés es para rendir homenaje a Lugrís, muy vinculado a Vigo después de que el diciembre pasado se cumpliesen 40 años desde su fallecimiento.
El alcalde acudió ayer a presenciar el inicio de la obra que ejecutará el artista urbano Luis Olaso, de 28 años de edad, para quien Abel Caballero no escatimó elogios y le situó entre los mejores de España de su estilo, “a pesar de su juventud”. Durante su intervención ante los medios de comunicación, el regidor vigués anunció que esta iniciativa, que tiene un coste de algo más de 20.000 euros, se repetirá en otras 150 medianeras a lo largo de todo el término municipal, incluidas también algunas en parroquias. Entre otras destacó también la de la parte baja de la Pinacoteca, o un edificio en el final de Alcalde Portanet con la Avenida de Castrelos que “nunca debió ser construido y que tiene una medianera blanca que tapa las vistas del parque de Castrelos desde Arquitecto Palacios”, dijo Caballero que también señaló que otra de las medianeras, en piedra, de Príncipe está en la lista de posibles actuaciones. “Y así tantas y tantas”, señaló.
Para ello el Concello dedicará una partida de cerca de medio millón de euros en el presupuesto del próximo año ya que, dijo Caballero, el objetivo es convertir este tipo de actuaciones en un atractivo turístico más para lo cual se están fijando en ciudades como Lyon, Berlín, Barcelona o Buenos Aires, “que es donde estamos tomando nuestra inspiración para la ciudad” . “Queremos hacer una ruta cultural para que la pintura mural sea una de las expresiones de arte de la ciudad”, remarcó.
Para iniciar estas actuaciones habrá que contactar con los propietarios de un total de 150 medianeras que están a la vista y que han sido seleccionadas por el gobierno local, que correrá con los gastos mientras que los modelos y las temáticas serán elegidas en colaboración con otros colectivos como Outro Vigo é posible, Emaús o distintos grupos de artistas.

Faro de Vigo: Vigo saluda a Lugrís

Lugrís 2Vigo saluda a LugrísVigo saluda a Lugrís

El mural del artista gallego en una lona de la medianera de un edificio de Príncipe empieza a hacerse visible
ángel vila | vigo 29.08.2014 | 19:19

Uno de los edificios de Príncipe, en la confluencia con la Puerta del Sol, llama desde hace varios días la atención de vecinos y turistas. Dentro del proyecto del Concello de adornar 120 medianeras, los artistas bilbaínos Luis Olaso y Aarón Diego han comenzado la recreación de un mural de Lugrís en uno de los edificios más céntricos de Vigo.

Al igual que otras grandes ciudades como Lisboa, París o Nueva York, Vigo apuesta por obras artísticas para decorar las partes deterioradas del paisaje urbano. El mural del artista gallego se está pintando con aerosoles en una lona de catorce por quince metros. “Es un proceso como un cuadro normal, no existe ningún truco diferente”, reconoce Luis Olaso.

El trabajo consiste en ir de lo “general a lo concreto”. Primero se pintan las formas más planas para a continuación trazar los detalles más precisos. Con todo, Olaso espera poder acabar el proyecto, si todo va bien, en tan solo doce días.

Ambos artistas, que cuentan con experiencia pintando murales en otras ciudades, reconocen estar “sorprendidos” con la expectación que está levantando el proyecto en la ciudad, aunque reconocen que la iniciativa es “novedosa” y “poco común”.

Entre los vecinos de Vigo que se paran en el medio de la calle para observar el avance del cuadro se encuentra Pablo Camacho, que lo considera “un gran acierto”. Además, espera que para los próximos proyectos se tenga también en cuenta a los “grandes grafiteros de la ciudad”.

Yolanda Pastor espera que en el futuro estas ilustraciones puedan servir como un reclamo turístico y propone “fotos del Vigo antiguo” para futuras actuaciones. Por último, Rubén García se muestra esperanzado y espera “ver la ciudad plagada de estos dibujos”.

“Vigopedia”

Eduardo Galovart: ´Debemos aprender a valorar lo que tenemos y defender más lo nuestro´

El vigués realiza un recorrido por la historia y los secretos de la ciudad
pablo galán 26.08.2014 | 13:56

Eduardo Galovart muestra su blog, “Vigopedia”. // Marta G. Brea

Tras muchos años recopilando información, Eduardo Galovart, que trabaja como médico en Fátima, se decidió el pasado mes de marzo a lanzar el blog “Vigopedia”, en el que recopila la historia de Vigo, curiosidades sobre la ciudad, etc. Un proyecto que pretende reivindicar a la localidad, todas las maravillas que hay en ella y que le ha originado más de 55.000 visitas en cuatro meses. Cuenta además con un perfil de twitter y una página en facebook.

-¿Cómo nace el interés por este proyecto?

-Mis padres, mi abuelo, que aunque son de fuera, han estado muy contentos viviendo en Vigo y siempre me han contado cosas. Además, siempre me ha gustado la historia y he tenido la suerte de conocer unas cuentas personas que estaban todavía más enamorados que yo de la ciudad, como Tucho García, Genaro Borrás o Julio Babé. Y como no, también leyendo libros, a gente como Lalo Vázquez Gil, que fue cronista de FARO.

-¿Llevaba mucho tiempo trabajando en él?

-Llevaba un año y medio recopilando cosas pero hasta que tuviera todo estructurado y fuera algo serio no quería subirlo. Me puse la fecha simbólica del 28 de marzo, de la Reconquista, para iniciarlo.

-¿Cómo surge el nombre de “Vigopedia”?

-Tenía una cuenta de twitter, “Vigohistoria”. Al querer hacer el blog, un amigo me convenció de que cambiara el nombre. Al final se me ocurrió “Vigopedia” basándome en la Wikipedia, porque todos los contenidos iban a estar ligados.

-¿Cuánto tiempo le roba este hobby?

-Mínimo un par de horas cada día. La base es el blog, pero para darlo a conocer hice una página de facebook en la que voy actualizando con frecuencia.

-¿Desconocen los vigueses muchas cosas de su ciudad?

-Muchísimas. Primero, porque somos 300.000 habitantes de orígenes muy diversos. Después, porque Vigo tiene una idiosincrasia muy característica, es una ciudad maltratada y la gente le va perdiendo apego. Mi idea es que aprendamos a valorar a lo que tenemos, que nos guste más nuestra ciudad y defenderla más.

-¿Se valora poco Vigo a sí misma?

-Los vigueses somos los que menos valoramos Vigo. Se la enseñamos a cualquiera de fuera y a la mayoría les encanta. Quizá pasa porque se han hecho muchas cosas mal, urbanísticamente ha sido un desastre. A principios del siglo XX, Vigo era la perla del Atlántico, pero a partir de los años 60 se perdió muchísimo aunque sigue habiendo edificios como el Bonín, que podría estar en cualquier ciudad grande de Europa. Hay cosas maravillosas, se aprende a amar una ciudad conociéndola.

-¿Uno de sus objetivos es reivindicar la ciudad?

-Claro. Ahora mismo estoy encantado con lo que se está haciendo en el Casco Vello. Teníamos todo esto destrozado y muerto. Falta todo el Berbés pero imagino que a lo largo se solucionará, trato de ser optimista. Peor no se puede hacer.

-¿Hay algo que le llamase especialmente la atención?

-Un túnel que había desde Príncipe hasta Marqués de Valladares y la Alameda. Quedan dos bocas que ahora están tapiadas. También las placitas, fuentes, que hay en el Casco Vello. Por ejemplo, una en la calle Poboadores, la Barroca, descrita en un libro de Taboada Leal, que fue pionero en escribir un libro sobre Vigo en 1840, una referencia para saber de la ciudad que además fue médico como yo.

-Trata también el origen de muchas calles.

– Me apetecía dar a conocer quién fue Urzaiz, García Barbón porque esa es la época más interesante de la ciudad, la de finales del siglo XIX, principios del XX. Tuvimos mucha suerte de que existiese gente como ellos.

-¿La “Vigopedia” tiene cuerda para rato?

-Como me dijo una amiga, es un proyecto que nunca se acaba y aún me falta muchísimo

Faro de Vigo: un plan clave para que la gente joven se una

Un plan clave para que la gente joven se una
26.08.2014 | 01:47

“Cuando se producen este tipo de expresiones artísticas urbanas se crea un clima divertido y participativo; una atmósfera muy civilizada, como muy europea”, expresa Hixinio, que cree que, de salir adelante, “el plan conseguirá la participación de la gente joven, que se una al proyecto participativo y abierto”. Para el representante de Outro Vigo, que realizó un estudio base para lanzar la opción de crear la red de medianeras, es un proyecto que llama a la gente a opinar, porque es muy visual, y de todos. Además, “contribuirá a la creación de una imagen moderna de la ciudad, que ya ha cambiado mucho, pero iniciativas como estas, en la línea también de O Marisquiño, gustan mucho a la gente más joven”.

Faro de Vigo: Vigo siempre fue una ciuda de artistas y pintores

PANI de TORRAS´Siempre fue un lugar de artistas y pintores´
26.08.2014 | 01:47

“Vigo siempre fue una ciudad de artistas y pintores; Laxeiros, Colmeiros… lo que pasa es que no nos vendemos como otros lugares”, cuenta Beiras, de Outro Vigo. Se muestra contento con la puesta en marcha de la iniciativa y convencido de que puede tratarse de un reclamo incluso para el turismo si se consigue que los murales muestren la esencia de la ciudad. De su experiencia en Francia, en concreto en Lyon, cree que se podría utilizar el trampantojo para ubicar a personajes históricos de la ciudad en un gran mural. “Los artistas que se unan podrán aportar sus puntos de vista”, indica.